La controversia en esta sentencia consiste en determinar si la situación de incapacidad temporal sufrida por la trabajadora demandante puede entenderse derivada de un accidente de trabajo "in itinere" y no como un accidente no laboral.