Las promesas del presidente electo de EE. UU. serían de difícil implementación.