En mayor o menor medida, los agentes económicos siempre se ven enfrentados a la presión competitiva de sus rivales, debiendo de forma constante mejorar sus productos o la prestación de servicios...